Loading Content..
primavera

Category: BLOG

¿La primavera te deja KO? ¡Cambia tu dieta!

La primavera es la estación de la alegría, el color a raudales y algunos de los sabores más sugerentes de nuestra huerta. Pero también es quizá la estación que requiere un mayor esfuerzo de adaptación para el organismo. El cambio horario, las alergias y la recurrente astenia primaveral requieren que estudiemos a fondo nuestra dieta. En esta época, tenemos que optar por una alimentación adecuada a los esfuerzos a los que sometemos a nuestro cuerpo.

 

Una mirada al calendario de frutas y verduras de temporada es suficiente para saber qué alimentos nos ayudarán a encontrarnos en plena forma. Y es que el cuerpo, que es muy sabio, “sabe bien qué nutrientes necesita en cada momento”, como nos recuerda Miriam Capablo, responsable de la tienda de Semonia. Solo hay un secreto: cuerpo y huerta van al mismo tiempo. ¿Lo comprobamos?

 

4 claves para comer bien esta primavera

  1. El cuerpo necesita energía. Por eso las frutas típicas de primavera tienen un alto contenido en vitaminas y minerales. Como los nísperos y albaricoques, que encierran las dosis necesarias de potasio que nuestro cuerpo reclama y carotenoides que, después, se transformarán en Vitamina A. Un poco de aguacate en nuestra dieta nos servirá además de fuente de grasas que ayudan a combatir el colesterol, fibra y vitaminas.

 

  1. Es momento de cuidar nuestra piel, más expuesta al aire libre, al sol y al calor. Los nísperos, ricos en potasio y provitamina A, nos ayudarán además a mantener a raya nuestra vista.

 

  1. En primavera nos renovamos por fuera… y por dentro. Y en esta tarea los frutos rojos son un perfecto aliado. Los arándanos, ricos en fibra y potasio y vitamina C y, por supuesto, las cerezas con su potente poder antioxidante que solo podremos encontrar hasta los meses de verano. Igual que las fresas y fresones, una de las frutas con más contenido en Vitamina C. Todos ellos, claves para frenar el envejecimiento de nuestras células. Sin olvidarnos del plátano, que actúa sobre la serotonina aportándonos una buena dosis de alegría.

 

  1. Nuestro cuerpo pide alimentos ligeros y refrescantes. Por eso las alcachofas, las coles o las acelgas dan paso a la lechuga, los rábanos o los espárragos frescos. Ingredientes básicos de las ensaladas que empiezan a protagonizar nuestro menú diario. Verdura de hoja verde, imprescindible para evitar el cansancio y recuperar la vitalidad que fácilmente podremos combinar con legumbres frescas como las habas o guisantes, fuente fundamental de hierro y fibra.

 

Los colores nunca fallan

Y si, pese a todo, todavía te asaltan las dudas, ¡guíate por los colores! La gama cromática de la fruta de temporada en primavera va desde el suave naranja de los nísperos o albaricoques, hasta el rojo intenso de la frambuesa. El verde, por su parte, lo reservamos para la verduras ¡y las legumbres!

 

Además, las tiendas de alimentación ecológica y que ofrecen producto de proximidad, como Semonia, podrán aconsejarte seguro a elaborar la dieta de primavera que tu cuerpo necesita. Así sí, ¡disfruta de la primavera!

    Leave Your Comment Here

    Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

    Aviso de cookies