Loading Content..

Category: BLOG

Calabazas no sólo para decorar …. ¡Descubre sus beneficios en tu dieta!

La huerta amanece estos días teñida de uno de los colores más bonitos del otoño, ¡el naranja de las calabazas! Si para preparar hoy la noche de Halloween tienes una calabaza entre manos (¡nosotros ya las tenemos listas!), apunta nuestras ideas para aprovecharla al máximo.

Porque además de pasar un rato muy divertido vaciando y decorando calabazas,  hoy es el momento de descubrir más sobre esta hortaliza típica del otoño.

Lo más importante: recuerda guardar bien el relleno y las semillas porque la calabaza es una hortaliza muy versátil en la cocina que además aporta grandes beneficios al organismo ¡y de la que se aprovecha todo!

Existen muchas variedades de calabazas pero las más comunes en otoño e invierno son calabaza Cacahuete, Pontiac y Pontimarron. Son precisamente las que se encuentran en nuestra huerta, ¡frescas y ecológicas!

Este tipo de calabazas de invierno tienen menos contenido en agua y su piel es más gruesa, por lo que además se conservan perfectamente. Si no las abres, pueden aguantar en casa ¡hasta seis meses!

Son ricas en nutrientes, vitaminas, minerales y ¡apunta!: es un alimento con muy pocas calorías. ¿Quieres saber por qué es tan saludable?

  • Su color naranja esconde grandes dosis de vitamina A. La carotina es la sustancia que le da ese color anaranjado a la calabaza y ésta se convierte en vitamina A aportando antioxidantes que nos ayudan a reducir, por ejemplo, los efectos del envejecimiento. Obtienes beneficios también en la visión y en los huesos.
  • Protege de las infecciones gracias a la vitamina C. La calabaza contiene mucha vitamina C que aumenta el sistema inmunitario para hacer frente a las infecciones. También favorece la absorción del hierro de los alimentos.
  • Es uno de los alimentos más ricos en fibra. Además de mejorar el tránsito intestinal y ayudar a la digestión, los alimentos ricos en fibras nos sacian.
  • Es un buen aliado para después de hacer deporte. Las calabazas, como los plátanos, son ricas en potasio. Un mineral que aparece en grandes cantidades en esta hortaliza y es muy importante para el funcionamiento del sistema nervioso y para la actividad muscular.
  • Y mantiene fuertes nuestros huesos. El fósforo y el magnesio son minerales que juegan un papel fundamental en la formación y conservación de huesos y dientes. El magnesio, además, posee un suave efecto laxante que ayuda a la digestión.

Pipas de calabaza caseras

¿Y si después de cocinar una rica crema de calabaza, te animas a aprovechar las pipas? El proceso es muy sencillo:

  • Sacar las pipas con una pequeña cuchara y lavarlas muy bien para quitarle las hebras.
  • Extenderlas encima de un papel de periódico para absorber el agua y la humedad. Tenlas así 24 horas.
  • Se pueden cocinar en la sartén (con sal, a fuego medio hasta que se vean tostadas) o en el horno durante 50 minutos a 120º.

¡El mejor postre para este Halloween!

Hoy te proponemos un clásico que nunca falla en la mesa: empanadico de calabaza.   Hay tantas opciones de elaborar empanadico como familias oscenses, pero hoy hemos elegido una muy saludable gracias a Ecomonegros: la panadería ecológica ubicada en Leciñena.

Lo importante es contar con una buena materia prima como las calabazas de Semonia o la harina de trigo integral recién molida por Ecomonegros.  Una receta sencilla de elaborar y ¡deliciosa!

RECETA: Empanadicos de calabaza ecológico

Para la masa:
– Harina de trigo Aragón 03 molida en piedra. 400 gr
– Agua. 250 ml
– Aceite de Oliva Virgen Extra. 100 ml
Para el relleno:
– Calabaza (cualquier variedad). 333 gr
– Azúcar. 83,3 gr
– Aceite. 45,8 ml
– Avellanas. 19 gr
– Piñones. 8,3 gr
– Canela.  0,8 gr

Receta: Escalda la harina con el agua y el aceite y amasa la mezcla. Después, pica la calabaza. y si ves que la piel es muy dura, quítala aunque recuerda que tiene muchas propiedades si la consumes. En otro recipiente, ve mezclando el azúcar, las avellanas, los piñones y la canela.

Estira la masa y corta en círculo un trozo con un recipiente redondo o con un molde para hacer empanadillas. Rellena con los trozos de calabaza, la mezcla de azúcar, avellanas, piñones y canela y después añade el aceite con una aceitera. Cierra la empanadilla, píntala con aceite y espolvorea azúcar por encima. Recuerda pinchar la empanadilla con un tenedor para que saque el vapor. Métela al horno a 180 o 200 grados durante unos 20 minutos. Y.. ¡¡a disfrutar!!

    Leave Your Comment Here

    Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

    Aviso de cookies